Ir al contenido principal

P.D. Te quiero.


Dejaste de ser un pájaro que vuela de rama en rama
por ser parte de mi árbol.
Dejaste de ser una abeja
que se alimenta en cada flor
por encontrar su mejor apetito en la más hermosa del mundo.

Acertaste de lleno
como una nota redonda en un compás cuatro por cuatro
como la bailarina de ballet en el cascanueces
como hizo Mozart en su última obra,
que siendo una composición inacabada, es de las más maravillosas que se ha escuchado.

Llegaste a mi corazón,
Cupido dio de lleno.
No le tembló el pulso.

Pensaste que Cupido se equivocaría,
que su flecha sería como aquel avión que cambia de rumbo en el último segundo
como aquel barco que no llega a su puerto
como aquella botella sin mensaje que no llega a destinatario.

Pero no.
Cupido dio de lleno.
El avión aterrizó en mi corazón,
no buscó ningún otro aeropuerto como aterrizaje de emergencia.
El barco siempre llevó buen rumbo,
llegó a mi puerto
y la mujer del pescador le espero con rosas y con ojos llorosos
desbordando alguna que otra lágrima que provocaría la ola más alta de aquel mar
donde el joven surfista todavía vuela sobre ella.
Y sí,
la botella llegó y el mensaje se transmitió a su receptor.

Y yo aquí estoy,
escribiendo una respuesta a la pequeña abeja y aquel aventurero pájaro
tirando de vuelta la botella en el río de mi ciudad.
Aquel río que juró ser caudaloso
y ahora solo lleva mensajes sin destinario.

P.D.: Yo también te quiero. Te quiero con locura.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Abrazos.

Dame un último abrazo y vete. Uno de esos abrazos como los que se dan las parejas jóvenes cuando sus destinos los separa una beca Erasmus. Uno de esos abrazos que le das a tu amiga al despedirte de la mejor noche de tu vida. Uno de esos abrazos que das a tus padres antes de subirte a un avión y empezar una vida de cero. Dame ese abrazo que marca el final de una historia tras cincuenta años casados, que el tiempo pretegió de daños y les hizo invencibles. Dame ese abrazo que mi abuelo dio a mi abuela antes de soltar su último aliento al mirarle a los ojos y sonreír dulcemente. Dame ese abrazo que doy a los míos para luchar por todo lo que venga. Dame ese abrazo para pasar página de ese libro que empezamos hace cuatro años. Dame ese abrazo como el que se dieron Romeo y Julieta antes de que el destino llamase a la puerta. Dame un abrazo. Dame el abrazo que haga justicia a los cuatro años de infinitos. Dame ese abrazo que ponga el límite y me haga entender el final del cuento. Dame ese ab…

Te juro. Te quiero.

Jugando a la pata coja nos hemos caído
saltando partes importantes de nuestras vidas
como el haber apostado por nosotros.
Me he desgarrado la piel por darte mi alma
y no encuentro una sola noche
en el que la luna me susurre tus sueños.
Me voy a ir de esta maldita ciudad
voy a ocultarme en montañas
hacerme amiga de vikingos
y jugar con elfos.
Voy a poner de bandera la prenda que dejaste olvidada en mi cama
voy a poner de ancla tu corazón
y voy a tripular guiándome por tu mirada.
Te juro que volveré
con la batalla ganada
y escribiré mi victoria sobre tu espalda
arañaré tus dudas con mis manos llenas de heridas
reviviré mis cicatrices para acordarme de por quién lucho
y por quién alzo la bandera de mi vida.
Voy a trepar montañas
regalarte las estrellas
retarle a la luna
ganarle al destino.
Voy a darte calor con un abrazo
mientras despierto tus ganas con un beso
que te llegue al alma
y te abrace en un intenso escalofrío de sentimientos.
Voy a repetirte que t e q u i e r o
en cada uno de…

Kufstein

Cuando el avión que aterriza
y no lleva más maletas con ilusiones
ni la chica que lee al fondo del avión sonríe,
las cosas no van bien.
Cuando tocas suelo austriaco,
inundado por una capa de nieve.
Cuando el ego de las nubes supera al sol,
éste se esconde
y aquellas esponjas blancas,
a veces grises,
acaparan todo nuestro espacio, las cosas no van bien.
Si cuando aterrizas,
te sabes el aeropuerto de memoria
dónde es más barato el café
qué tren es el que tienes que coger
y ayudas a los turistas a encontrar las calles
es hora de cambiar de destino, cariño. O al menos, aceptar ese camino.
Siempre fui egoísta con la ciudad donde vivo
siempre le pido más. Hay veces
que espero que todo sea perfecto
sin mover ni un solo dedo.
¿Qué narices espero?
Sin embargo,
aunque me ha costado meses adaptarme
conocer a la familia Klinst,
y saber aguantar a la familia Klein
cada vez me cuesta menos regalar sonrisas.
Creí, Creí que conocía mis límites. Creí que tú, Kufstein,
me habías enseñado a base de …